1aTodos sabemos que la crisis que protagoniza hoy muchas de nuestras conversaciones ha cambiado la percepción del valor que teníamos de las cosas. Y sobre todo de la vivienda. Aquel inmueble con el que en 2007 contábamos como una inversión asegurada, hoy puede haberse convertido en un lastre y un quebradero de cabeza. Pues paralelamente el efecto crisis también ha modificado el mercado de la tasaciones y los usos que hacemos los ciudadanos de ellas.

El cambio más importante que se ha producido en el sector tiene que ver con la finalidad de las tasaciones. Así, si antes predominaban las de empresas y particulares para adquirir una vivienda o promover una obra, ahora los bancos y entidades financieras copan la demanda de valoraciones para procesos de adjudicación, de refinanciación o de actualización del valor de sus propios activos.
Aun así, se está desarrollando una cultura de la valoración, puesto que se demandan cada vez más tasaciones para finalidades distintas a las hipotecarias, como puede ser la compra o venta de un inmueble, un proceso de separación o una herencia.

El auge de las tasaciones «on line»

Visto que caen en picado las tasaciones hipotecarias, son las valoraciones realizadas con otras finalidades las que cada vez tienen mayor relevancia. Está adquiriendo cada vez más peso el negocio internacional y las valoraciones basadas en la normativa anglosajona. Además, las valoraciones de empresas, no ya referidas a sus activos inmobiliarios, sino al valor del propio negocio, también están experimentando un importante crecimiento.
A su vez, con la facilidad de los servicios de tasación online son muchos los que se animan a obtener una primera estimación a la hora de negociar la compraventa de una vivienda. Se está detectando una muy fuerte demanda de este tipo de servicio, el vendedor lo utiliza como referencia para fijar el precio de salida y el comprador para realizar un filtrado de la oferta existente para ese tipo de vivienda en una zona geográfica concreta.

Pero también se suelen hacer tasaciones parciales online para el seguimiento del valor de la vivienda en propiedad a lo largo del tiempo para la toma de decisiones respecto a la misma; o en procesos de separación o herencia, para evitar incurrir en los mayores gastos que supone una valoración realizada por un profesional especializado.

Por tanto, y visto el panorama actual; ¿que elementos diferenciadores pueden revalorizar hoy por hoy una casa?:

-La proximidad de entornos que aporten calidad de vida. Sobre todo, vistas agradables y despejadas, de tranquilidad, con condiciones microclimáticas favorables.

-Infraestructuras de comunicación y medios de transporte que permitan los desplazamientos asociados a necesidades familiares, laborales, etc.

-La proximidad a equipamientos culturales, comerciales, educativos, sanitarios, asistenciales, etc.

-Un entorno urbano espacioso, con trazado y anchura de vías, amplitud de las parcelas, pendientes, alturas, arbolado y ajardinamiento, zonas de recreo, aparcamientos en superficie o bajo rasante, etc.

-La tipología de la edificación más valorada es la cerrada o en bloque, en viviendas de obra nueva, rehabilitadas o históricas; mejor si son en altura, con soleamiento y ventilación, calidad en los materiales, con garaje y otros extras como equipamiento deportivo, servicios comunitarios, etc.

-También tiene más valor las edificaciones singulares: antiguas colonias periféricas o aisladas de vivienda unifamiliar, ?zonas altas? absorbidas por el desarrollo urbano, integradas en la ciudad con localizaciones exclusivas.

http://www.abc.es/20120520/economia/abci-tasacion-inmobiliaria-crisis-201205182055.html

2018-02-23T10:38:17+00:00 01 de febrero de 2014|Categories: NOTICIAS|Tags: , , |