Desgrave, que está a tiempo

//Desgrave, que está a tiempo

viviendas

“Desgrave, que está a tiempo” eso es lo que escuchó Laura Pérez ya que acaba de hacer frente a la última cuota hipotecaria por este año. En diciembre ha desembolsado 510 euros. Como ya es habitual, espera al último mes para calcular si ha llegado al tope máximo de la deducción fiscal por compra de vivienda habitual o puede amortizar para desgravarse más en la próxima Declaración de la Renta 2015. Este año Laura ha pagado 6.120 euros, con lo que aún puede aportar otros 2.920 euros.

Cada contribuyente puede deducirse el 15% de un máximo de 9.040 euros anuales y obtener una devolución de las cantidades abonadas de hasta 1.356 euros. Si se trata de matrimonios o parejas que declaran de forma conjunta, el máximo deducible es de 9.040 euros para la unidad familiar. Evidentemente se puede amortizar más, pero ya sin desgravación.

La estrategia de Laura es la que recomiendan todos los expertos, siempre que la economía lo permita y se tenga en cuenta que “hay entidades bancarias que cobran por estos pagos adelantados“, avisan en OCU. Y, lo más importante, siempre que la compra de la casa se haya efectuado antes del 31 de diciembre de 2012. El Gobierno del PP eliminó la desgravación, por lo que quienes hayan comprado en 2013, 2014 o 2015 ya no tienen derecho a deducirse por ese gasto. “Los contribuyentes que hubieran adquirido su vivienda habitual o realizaran algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013, mantienen el derecho a la desgravación en sucesivos años siempre que hayan deducido por dicha vivienda en 2012 o años anteriores. Por tanto, puede resultar interesante realizar un pago adicional para amortizar la hipoteca o en relación con la construcción de la vivienda (en este caso hay un plazo de cuatro años para terminarla) antes de que acabe 2015, siempre teniendo en cuenta el límite de 9.040 euros”, explica Antonio Paredes, experto tributario del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Unos cuatro millones de contribuyentes siguen aplicando la deducción por vivienda habitual. La reforma fiscal que entró en vigor este año prolonga el régimen transitorio que se estableció en 2013, por lo que se mantiene con carácter retroactivo. Al menos, de momento, ya que Hacienda estudia suprimir la deducción de forma gradual.

Si el propietario pidió una ampliación de su hipoteca antes de 1 de enero de 2013 para extender la superficie habitable de la vivienda habitual o para su rehabilitación o adaptación para personas con discapacidad, pueden continuar con la deducción, siempre que las obras estén terminadas antes del 1 de enero de 2017. “La desgravación ascenderá al 15% del importe invertido, con un límite de inversión anual de 9.040 euros para ampliación y rehabilitación, mientras que para obras de adaptación de personas con discapacidad es del 20%, con un límite de 12.080 euros”, comenta Paredes.

Te invitamos a leer la noticia completa en: www.elpais.com

Fuente: www.elpais.com

2018-02-23T10:38:12+00:00 21 de diciembre de 2015|Categories: NOTICIAS|