Los 12 consejos para hacer un portafolio de arquitectura excepcional

//Los 12 consejos para hacer un portafolio de arquitectura excepcional

Conseguir un trabajo o práctica en una oficina de arquitectura no sólo depende de sus habilidades como arquitecto (o estudiante). La manera de presentar sus habilidades juega un papel esencial. En una época de gran competitividad profesional y con currículos cada vez más globalizados, el montaje de un portafolio puede parecer como una obligación, y a menudo muy demandante: ¿Cuáles proyectos menciono? ¿Qué información personal agrego? ¿Debo incluir mis trabajos académicos en portafolios profesionales?

El arquitecto brasileño Gabriel Kogan ha compartido con nosotros una lista de 12 consejos sobre cómo construir un buen portafolio de arquitectura, que incluye desde el diseño gráfico hasta el tipo de información y contenido personal que se debe incluir en su curriculum vitae. Lea sus recomendaciones tras el descanso y si usted tiene algún otro consejo, asegúrese de compartirlo con nosotros en la sección de comentarios.

1. Simplemente diga “no” a enviar sólo el CV

Nunca (por ningún motivo) enviar su curriculum vitae sin un portafolio de su trabajo. Esa es la regla número uno, sin lugar a dudas. Hojas de vida básicas, de texto sin formato, rara vez se leen y no destacan en comparación con los demás. La universidad donde se graduó es mucho menos importante que su capacidad real dentro de la profesión.

2. La presentación de su portafolio es tan importante como su contenido

La composición visual puede armar o desarmar su portafolio. Esto demuestra su dominio de una habilidad esencial: el diseño gráfico. Incluso los casos con increíbles proyectos tienden a ser pasados por alto o se vuelven invisibles cuando se compara con los que tienen una presentación más atractiva. Las páginas muy desordenadas pueden ocultar el contenido. Las imágenes necesitan respirar. No sobrecargue su portafolio con una gran cantidad de información para que se vea más completo: mientras más conciso y atractivo el diseño, mejor. Por lo general, las personas que ven estos documentos pueden discernir qué información es relevante y lo que es sólo relleno. El tipo de letra, márgenes, estructura y proporción de una página dicen mucho acerca de su capacidad como arquitecto también.

3. Incluya gran cantidad de información personal

El trabajo de un arquitecto es multidisciplinario. Para casi todos las arquitecto en ejercicio es importante tener un conocimiento general que trasciende el diseño técnico o la construcción de un proyecto. La personalidad es fundamental para el trabajo. Si sus poemas son buenos, si sus dibujos son llamativos, si sabe escribir, si te gusta el arte, si toma fotos espectaculares; no hay ninguna razón para ocultar nada de eso en su portafolio de arquitectura. Las oficinas casi siempre buscan arquitectos que piensen por sí mismos. Además, esta información puede hacer que el portafolio sea más divertido. También deberían aparecer visualmente. Su fotografía personal o una “selfie” con un grupo de amigos en la playa no son realmente apropiados, pero una foto, incluso abstracta, que muestra su personalidad y la manera de presentarse o representar sus intereses pueden añadir un toque agradable: imágenes que reflejan, principalmente, su personalidad y sus intereses.

4. Un portafolio largo no es mejor que uno breve

Por el contrario. Algunas oficinas reciben docenas de CV diarios por lo que es importante ser corto y dulce; directo al grano. Portafolios con un montón de páginas rara vez se leyeron completos. Ponga sus mejores proyectos en primer lugar. Cierre con algo atractivo también, pero la primera impresión es la que cuenta. Si tiene muchos proyectos que estima son buenos, no ponerlos todos; sólo lo mejor de lo mejor. Los proyectos mediocres, de los que no estamos orgullosos o existe alguna duda acerca de ellos: no incluirlos, pueden haberle importado en su momento, pero es hora de desprenderse. Es mejor tener dos proyectos excelentes que 10 promedio. Es mejor tener dos proyectos excelentes que dos excelentes y 8 mediocres. No hay una regla fija para el número de páginas, pero un documento de 40 páginas, ya con verlo parece demasiado largo. Recuerde: en primera instancia el documento será examinado por no más de un minuto, antes de seleccionarlos.

5. Elija proyectos que funcionan con el perfil de la oficina

Es necesario hacer levemente diferentes portafolios para cada lugar al que está postulando. Ciertos diseños, por ejemplo, pueden satisfacer algunas oficinas, pero son rechazados en otra. Estudie la empresa, para llegar a conocer algo de su filosofía y crear algo único para ellos. Esto no quiere decir que no se debe incluir proyectos “inusuales”. Por el contrario, las oficinas suelen ser muy abiertas a nuevos estilos de arquitectura, siempre y cuando estén bien fundados. Tenga cuidado de no imitar los proyectos de la oficina a la que está tratando ingresar. Pocas cosas son más molestas a una oficina que ver una copia de un proyecto o su “estilo” en un portafolio que reciben. Ser original y pensar por sí mismo son características fundamentales.

6. Adjunte un PDF con un máximo de 15 Mb

Portafolios en plataformas en línea no son “cool”. Una vez más, los portafolios de plataforma en línea no son geniales. Siempre son muy lentos y con interfaces que son difíciles de navegar. Es importante para la oficina mantener el archivo en su servidor, ya que en el futuro puedan estar interesados en algo que no tenían oportunidad en el pasado. Un PDF hace que sea fácil de buscar en su portafolio. Los sitios con su propio dominio y programación visual de arquitectura pueden ser muy bien recibidos, pero no reemplazan la viejo PDF. Google Drive y grandes plataformas de envío de archivos deben ser evitadas.

Te invitamos a leer la noticia completa en: www.plataformaarquitectura.cl

Fuente: www.plataformaarquitectura.cl

2018-02-23T10:38:12+00:00 15 de febrero de 2016|Categories: NOTICIAS|Tags: , , , , , , , |